Al igual que un pájaro que se posa en una pequeña rama, y no siente miedo pues su confianza no está en la rama sino en su vuelo, también Ai Weiwei sabe que, pese los múltiples intentos del gobierno de China por censurarlo, él igual volará. Alto. Muy alto.

AI WEIWEI

De una forma u otra, Ai Weiwei ha conseguido viajar por el mundo. Logró hacerlo, incluso, pese a todos los obstáculos que el gobierno de su país le ha colocado enfrente. Cualquier pedido, si provenía de Ai Weiwei, ha sido motivo de rechazo y pasaporte desautorizado para el artista chino durante los últimos años: una foto fuera de foco, un sello despintado, una hoja arrugada.

 

AI WEIWEI

Pero hay muchas formas de volar, y el arte, en ese aspecto, no necesita viajar en primera clase. El buen arte, de hecho, viaja en clase turista, viaja con el pueblo. O vuela libre: a lomo de paloma. Ai Weiwei sigue volando…

AI WEIWEI
Ojos bien abiertos. La mirada artística de Ai Weiwei ha causado incomodidad en el Gobierno Chino.

Desde hace años, el arte de Ai Weiwei ha venido perturbando al gobierno chino, que encuentra en la obra del artista conceptual solo obscenidad, denuncias, quejas y subversión (¿y acaso esa no es una de las tantas funciones del arte?). Su trabajo conceptual ha representado durante todo este tiempo, la palabra de una China popular que vive oprimida, una voz casi inaudible solapada por los gritos de su propio gobierno.

AI WEIWEI
La voz y el arte de Ai Weiwei han desnudado las flaquezas del sistema de gobierno chino.

Pero Ai Weiwei no solo está considerado como “el enemigo público número 1 del régimen chino”: afortunadamente, también está considerado una de las figuras más influyentes del universo artístico actual, con una obra conceptual que trasciende los límites de su nación.

AI WEIWEI
El pasado mes de junio, el artista visitó la Argentina en un esfuerzo de la Fundación Proa.

Ai se matriculó en la Academia de Cine de Beijing para comenzar sus estudios. Fue uno de los fundadores del grupo vanguardista “Stars” con influencias avant garde. De 1981 a 1993, vivió en los Estados Unidos, mayoritariamente en Nueva York, y estudió brevemente en la prestigiosa Parsons School of Design. Ganó la exposición de obras de Marcel DuchampAndy Warhol y Jasper Johns, entre otros. Impulsados por esos logros, comenzó a crear arte conceptual alterando objetos y generando escenarios extraños, con el fin de despertar las más raras sensaciones en el observador: decoró, por ejemplo, una instalación llamada “Illumination” situada en un antiguo hospital de una cárcel, con la intención de verse y sentirse como en una película de terror y, a su vez, de valorar y resignificar la noción de libertad.

AI WEIWEI
Ai Weiwei, trabajando.

Durante su paso por los Estados Unidos, Ai se hizo amigo del poeta Allen Ginsberg mientras vivía en Nueva York. Su amistad fue intensa y, ambos, adoptaron elementos culturales del otro y se dejaron influir mutuamente. Por ejemplo, después de un encuentro casual en una sesión de lectura, Ginsberg leyó varios poemas sobre China en medio de una plaza de NY.

AI WEIWEI
En su paso por Estados Unidos, el artista entabló una gran relación con el poeta Beat, Allen Ginsberg.

Una de las presentaciones más importantes de Ai Weiwei, ocurrió hace ya varios años, en el marco de una muestra de arte conceptual: en un acto tan curioso como provocador, el artista tomó un valioso jarrón de cerámica de la dinastía Ha y lo dejó caer al piso, haciéndolo añicos. Luego, le sacó fotos a los fragmentos y tituló esta obra “Dejar caer…”.

AI WEIWEI

En ese suceso, Ai Weiwei no dejó caer solo un costoso jarrón: dejó caer parte de la historia de una de las más respetadas civilizaciones chinas. Allí, sin dudas se terminó de resquebrajar la frágil relación entre el artista y el gobierno de la República Popular de China.

AI WEIWEI

Con el tiempo, sus reiteradas denuncias terminaron por cansar a los mandatarios orientales.  que el 3 de abril de 2011 lograron detenerlo en el aeropuerto internacional de Beijing. El artista permaneció arrestado durante 81 días sin cargos oficiales. Como sucede siempre, los cargos que enfrentó Ai Weiwei fueron por demás dudosos: finalmente, y habiendo sido acusado de “evasión de impuestos”, fue liberado el 22 de junio de ese mismo año. A partir de ese momento, Ai no solo permanece bajo custodia, sino que también sufre de una estrecha vigilancia constante.

AI WEIWEI

Pero ninguno de los intentos del gobierno chino por silenciarlo han dado resultados. Su voz es cada vez más reconocida y escuchada, al igual que su arte. Afortunadamente, Ai Weiwei ha logrado proyectar y transmitir su preocupación por el panorama político de China a todo el mundo: a veces, la simple demostración de una urna rota, puede ser más efectiva que la compleja demostración de un gran ejército armado.  

AI WEIWEI AI WEIWEI

FUENTES:
http://aiweiwei.com/
https://es.wikipedia.org/wiki/Ai_Weiwei
https://www.cronista.com/informaciongral/Llega-a-Argentina-el-artista-mas-polemico-de-China-Ai-Weiwei-20170615-0100.html

Comentarios