A comienzos del 2016, el futuro parecía prometedor para los Red Hot Chili Peppers. Después de un año de componer, la banda había aparecido con una tanda de canciones nuevas de las que estaba orgullosa. Josh Klinghoffer, el guitarrista que se sumó a la banda en 2010, había adquirido un rol más protagónico en la composición musical y desarrollado una buena química con sus compañeros de grupo.

red-hot-chili-peppers

El líder, Anthony Kiedis y el bajista Flea se fueron de viaje a Montana para hacer snowboarding. “Estábamos bajando la montaña a, no sé, 80 kilómetros por hora cuando me caí” dice FLea. “Fue como boom. Me rompí el brazo en cinco lugares diferentes. Se me quebraron huesos grandes”.Flea logró bajar la montaña y encontrar una ambulancia.

El bajista atravesó una cirugía importante para reparar el daño en los huesos y nervios, y luego pasó seis meses en rehabilitación. El disco quedó en segundo plano, mientras él se esforzaba por recuperar la destreza en su instrumento.

“Fui a tocar una nota y me dio un dolor tremendo en mi brazo” recuerda. “Intentaba tocar las cosas más simples y mi mano no lo lograba. Decepcioné a todos, porque no podíamos trabajar en el disco.”

Los Peppers usaron el tiempo de inactividad para pensar en el proceso creativo. Estaban buscando un cambio radical desde “I’m with you”, el disco del 2011 que se convirtió en decepción comercial. La banda tomó una decisión importante: esta vez no trabajarían con Rick Robin, que había producido todos sus discos desde 1991. En su lugar, reclutaron a Brian “Danger Mouse” Burton, cuyo abordaje psicodélico, influido por el hip-hop, les dio una vida nueva a Blacks Keys, Beck y U2.

El nuevo productor tenía un estilo diametralmente opuesto a su predecesor: Burton pasaba unas 12 o 13 horas al día en el estudio con la banda, componiendo temas desde 0 y trabajando duro. Y el resultado fue espectacular.

Muchas de las canciones nuevas hablan del desamor y el desencanto: “The Getaway” describe cómo se aprende a lidiar con la soledad, y “Dreams of a Samurai” rata sobre la separación de una joven amante. Gran parte del disco son cuestiones de relaciones humanas, sobre todo amorosas.

red-hot-chili-peppers_2imagen_blanco y negro

Klinghoffer, de 36 años, se sumó a la banda luego de que su mentor John Frusciante se fuera para concentrarse en su carrera solista. Después de cinco años de gira y un millón de discusiones, establecieron su propio lenguaje y encontraron la fórmula del éxito. En las giras, Josh animó a la banda a revivir algunos temas de su antiguo catálogo, cómo “Aeroplane” y “My Friends”.

El prometedor presente que vive la banda de California llegó después de una etapa de introspección y revisión de muchas cosas; lo cual prueba que mantener en la cima del éxito es posible, pero no gratuito.

Los dejamos con un temazo 😉

Si querés seguir escuchando, no te pierdas el canal oficial con las últimas novedades https://www.youtube.com/user/RHCPtv

Comentarios