La ceja prominente, el gesto adusto, la corona de flores, los bordados fulminantes. Solo un par de rasgos esenciales alcanzan para invocarla y, sin embargo, no bastaría toda una vida para poder retratarla por entero. Frida Kahlo pertenece a ese selecto grupo de espíritus libres que jamás podrán ser encadenados: hasta el más riguroso de las plumas sucumbiría al intentar abarcarla por completo. Será por eso que escribir sobre ella no es otra cosa más que recordarla: es dejar una jaula abierta, es redactar con un punto final, y otros dos más por delante…

Frida Kahlo

Quizás el rasgo que causa tanta seducción en torno a su figura, es que Frida Kahlo ha sido pintora, pero también ha sido pintura, fue lienzo pero también fue retrato. Efectivamente, como la poetisa cuya vida es un poema, Frida genera un magnetismo especial no solo por su obra como legado sino también por lo que fue su propia vida. Y es porque hoy, cuando vemos unos de sus cuadros, desoímos a la crítica inmanentista más rigurosa, y no solo encontramos en ellos el valor pictórico correspondiente sino también la correlación con su vida: sus pasiones y  sus pesares.

Nacida bajo el signo de Cáncer el 6 de julio de 1907, Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón llevó una vida marcada por el éxito pero también por el infortunio. Sus amores contrariados y la fragilidad de su salud la obligaron a forjarse como una mujer valiente y valiosa.

Frida Kahlo

Los inicios de Frida como pintora se remontan precisamente a sus primeros años de impedimento: con tan solo seis, padeció una fuerte poliomielitis que la obligó a mantenerse postrada por casi un año (sería solo la primera de las tantas enfermedades que sufriría a lo largo de su vida). Esta limitación motriz, así como los constantes tratamientos médicos y operaciones, hicieron que Frida se desarrollara de modo diferente al resto de los niños y casi en soledad. La pintura, por aquellos años, fue su salvación. Gran parte de aquella obra inicial, refleja la soledad de su infancia, quizás el más recordado, un óleo sobre metal con la imagen de una niña sentada con el rostro triste y la mirada  perdida.

Frida Kahlo

Ya durante su juventud, Frida fue una de las primeras mujeres que logró ingresar en la prestigiosa Escuela Nacional Preparatoria de la Ciudad de México. Por aquel entonces, sus anhelos eran los de convertirse en una gran doctora. Sin embargo, el roce con otros estudiantes y hasta algunos artistas lograría encaminarla, poco a poca, en una nueva dirección.

Frida Kahlo
Como la Mona Lisa. La mirada profunda de Frida esconde éxitos y frustraciones.

El 17 de septiembre de 1925 (“la desgracia”, para quienes creen en la numerología), con tan solo 18 años, Frida sufrió un grave accidente cuando el autobús en el que ella viajaba fue embestido por un tranvía. Frida quedó aplastada, su columna vertebral se fracturó en tres partes y sufrió fuertes golpes en la clavícula y en el hueso pélvico. Su pierna derecha se fracturó en once partes y el resto de su cuerpo también padeció graves lesiones. Sin dudas, este momento supondría el gran quiebre en su vida.

Durante su larga recuperación, Frida empezó a pintar de manera más constante. Inmovilizada y sin mucha compañía, comenzó a retratarse a ella misma gracias a un gran dispositivo con un espejo instalado cerca de su cama. Ese fue el inicio de su excelente producción de autorretratos.

Frida Kahlo

Poco a poco su pintura se volvió más compleja  y su nombre comenzó a ganar fama: sus óleos y retratos despertaban gran admiración: sobre todo, la del artista Diego Rivera.

Frida Kahlo
Su tumultuosa relación con Diego Rivera, otra sello característico de Frida.

El famoso muralista mexicano representa otro gran punto de quiebre en la vida de Frida. De este amor tumultuoso, plagado de engaños  y dolores, ella sacaría también la fuerza para fortalecer su arte. Se ha llegado a mencionar al amor entre Diego y Frida como “la unión entre la paloma y el elefante”: tal ha sido el poder de sometimiento que Diego supo ejercer siempre sobre la pintora.

Frida Kahlo

Pero, como suele decirse, sin dolor no hay arte posible: recién luego de su separación (que nunca fue definitiva, vale remarcar), Frida lograría plasmar lo mejor de su arte sobre el lienzo. A finales de los años treinta, ella llegaba a Estados Unidos y las galerías se peleaban por exhibir su obra. “Las dos Fridas”, pintura compuesta en pleno momento de crisis, representa el gran ejemplo de cómo la pintora canalizaba su dolor mediante su arte.

Frida Kahlo
Las dos Fridas. Una de sus obras más importantes.

Para mediados de los años cincuenta, y en pleno apogeo de su carrera, la salud volvía a darle la espalda como, acaso, lo hiciera durante toda su vida. Los resabios de la polio volvían a recordarle la fragilidad de su cuerpo. Llevada al extremo Frida entró en un espiral de autodestrucción (con un intento de suicidio incluido y excesos de drogas y alcohol) hasta que finalmente, producto de una trombosis pulmonar, falleció un 13 de julio de 1954, a los 47 años. Nacía, en cambio, su leyenda.

Frida Kahlo
El romance de la paloma y el elefante, así los describió la prensa del mundo.

Frida Kahlo erigió una pintura absolutamente personal, tanto surrealista como expresionista pero, sobre todas las cosas, profundamente metafórica. Su obra, derivada al mismo tiempo de su exaltada sensibilidad y de varios acontecimientos que marcaron su vida, resulta una explosión contundente tanto de sus sufrimientos como de sus amores.

Frida Kahlo
Espíritu indomable. La figura de Frida nunca se apagará.

Observar una obra de Frida Kahlo no solo significa una experiencia pictórica: hay en sus pinturas aún un corazón latiendo, una mujer de cejas anchas que sostiene la mirada como pocas mujeres logran hacerlo. Una mirada cómplice y a la vez poderosa que solo ella, y tal vez la Mona Lisa, logren conseguir.

Frida Kahlo


FUENTES:

CULTURA COLECTIVA: http://culturacolectiva.com/wp-content/uploads/2016/05/recetas-de-frida-kahlo-receta.jpg
WALLPAPERS 4K: http://wallpapersin4k.net/
FUNDACIÓN FRIDA KAHLO: http://www.fridakahlo.org/
VANITY FAIR ESPAÑOL: 
http://cdn.revistavanityfair.es/uploads/images/thumbs/es/vf/2/s/2016/27/frida_293472985_863x1115.jpg

Comentarios