Las redes sociales, esa gran herramienta democrática del Siglo XXI. A veces utilizada para amplificar a aquellos que no pueden o no quieren expresarse por otros medios -nadie desconoce, a esta altura, la utilidad de los medios online- y otras para incrementar la participación de los “soberanos”: en televisión, por ejemplo, los televidentes.

Sense 8
Política de la conexión. Una de las premisas de “Sense8”.

Años atrás, resultaba impensado suponer que una cadena de televisión podría, públicamente, mantener un enfrentamiento con los seguidores de su propio programa. Hoy, en cambio, las cosas son diferentes: pregúntenle sino a los fanáticos de “Sense8”, la aclamada serie de las hermanas Wachowski (en la época de Matrix, los hermanos Wachowski, ahora, ambas mujeres transgénero), que ni bien conocieron la cancelación de su show pusieron el grito en el cielo. O más específicamente en la nube. Netflix en un rincón, Twitter en el otro.

Sense 8


La serie “Sense8” arrancó allá por el año 2015,
como una de las primeras obras originales de Netflix que apuntaba a la ciencia ficción. Sorprendió, además, ver la participación de dos titanes de la industria “jugando para Netflix”: Lana y Lily Wachowski (otrora, Andy y Larry). A las hermanas se sumó además otro gigante que, en ese caso, estaba más asociado al mundo del cómic: J.M. Straczynski (ícono de Marvel). Estaba todo dado para que la serie dejase su huella. Y así lo fue: al menos para sus fanáticos, aunque evidentemente no tanto para los ejecutivos y productores.

Sense 8

Los fanáticos se hicieron sentir en la web con múltiples campañas para evitar la cancelación de la serie, luego de publicada la noticia.

“Sense8” narra la historia de ocho extraños: Will, Riley, Capheus, Sun, Lito, Kala, Wolfgang y Nomi. Cada uno de ellos, representa diferentes culturas, etnias e, incluso, orientaciones sexuales. Lo que los une, en todo caso, es que después de experimentar la trágica muerte de una mujer (mediante visiones o ensoñaciones), todos ellos pasan a encontrarse mental y emocionalmente enlazados. Pero dicha conexión no es común y corriente: ellos son capaces de sentir lo mismo, compartir experiencias e, incluso, comunicarse entre sí (sin distinción de idiomas, habilidades ni conocimientos).

Sense 8
Lana y Andy Wachowski (este último, antes del cambio de sexo).

La serie aborda el proceso en que todos ellos intentan descubrir por qué están conectados y qué significa su conexión. En su periplo, los acompaña una misteriosa figura: el personaje conocido solamente como Jonas, otro “sensate”. Pero a todas las dificultades que puedan surgir, se va a agregar una más: la presencia de Whispers, gran antagonista de la serie, que intenta capturarlos. Whispers también posee el talento de la telepatía por lo cual, a menudo, puede penetrar en sus mentes e invadir sus pensamientos.

Sense 8
Netflix, ¿apostará a darle una chance más a su producción original?

La premisa de la serie apunta, claramente, a colocarse en el marco más clásico de la ciencia ficción y lo sobrenatural. Sin embargo, conforme van avanzando los capítulos descubrimos tintes sumamente profundos, ya alejados solo de la pura especulación ficcional: matices de crítica social y de filosofía existencialista.

Y es precisamente en esa “doble naturaleza”, que la serie ha conseguido no solo funcionar como Sci Fi sino posicionarse, principalmente, como toda una obra de culto. Por otra parte, vale destacar el apartado visual: desde lo técnico, la obra es una delicia. Una potente e innovadora dirección de fotografía narran una historia asombrosa de una manera increíble. Algo que, sin dudas, viene de la mano de la genialidad de las hermanas Wachowski.

Sense 8
J.M. Straczynski: de Marvel a Netflix.

Dos temporadas alcanzaron para que los fanáticos quedaran rendidos bajo los efectos de “Sense8”, una serie que despierta incógnitas en todo momento. Lamentablemente, las mismas incógnitas que se observan dentro de la pantalla, se encuentran fuera de ella.

Sense 8

Recientemente, los ejecutivos de Netflix dieron a conocer que no estaban interesados en prolongar las posibilidades de la serie. “Un gran espectáculo caro para una gran audiencia es algo genial, pero un gran espectáculo caro para una audiencia pequeña es difícil, incluso para nuestro modelo de trabajo a largo plazo”, señaló Ted Sarandos, ejecutivo de la cadena. Cada capítulo de “Sense8” cuesta alrededor de 9 millones de dólares: las exigencias de los Wachowski, como vemos, son muchísimas (y allí, claro, está otra de las claves del show, que es su calidad).

Sense 8
El apartado visual y la estética, otro de los puntos fuertes de la serie.

No obstante, cuando se enteraron del fin de la serie, fue tan grande la movilización y el rechazo que mostraron sus fanáticos en las redes sociales que, incluso, desde Netflix parece que están repensando su decisión. Lo que estarían cavilando los caciques de Netflix es estirar la serie en modo de un largometraje especial.

Sense 8

“Sense8” cuenta, como dijimos, con dos temporadas y más de 23 episodios. Y, el argumento, da para mucho más. De momento, las especulaciones sobre su continuidad, son solo rumores. Mientras tanto, los fanáticos siguen realizando su campaña pública vía Twitter. Veremos si miles de “pajaritos”, consiguen que “Sense8” se transforme en un ave fénix,  y logre resucitar.

Fuentes.
Web oficial http://sense8.net/
Filmaffinity https://www.filmaffinity.com/ar/film235499.html

 

Comentarios