La música, como muchos otros aspectos de nuestra vida, también transita por una época posmoderna. Así como en términos sociológicos se han acabado, ya, los “grandes relatos” (citando a Jean François Lyotard), en cuestiones musicales también parecen haberse agotado los grandes discos. Han sido reemplazados, en cambio, por formatos más breves: las grandes canciones. Recuerdan a las relaciones de un día: fugaces, intensas, que se disfrutan en el momento, pero que rara vez dejan una huella concreta o marcan la historia de una vida. Porque, en definitiva, otro rasgo posmoderno de “Despacito” es ese: supone la triste paradoja de ser recordada y, al mismo tiempo, no (ya hubo varios otros hits al estilo “Despacito”, y habrá muchos más).

despacito
Luis Fonsi, ¿el padre de la criatura o solo otro hijo? Son varios los “aparatos” que manejan la industria y fomentan los “hits”.

La historia de “Despacito” nos remonta al 12 de enero del 2017. “Despacito” significa  el primer sencillo del álbum del cantante puertorriqueño Luis Fonsi, junto al famoso  reggaetonero Daddy Yankee. Fue escrita por el propio Fonsi, en colaboración con Erika Ender y Daddy Yankee, y producida por Aj Santos, Andrés Torres y Mauricio Rengifo (alias Dandee). Pero, a menudo, sabemos que los los hits no se construyen sólo en un estudio de grabación, sino en todo el ecosistema de consumo que los rodean. La actualidad indica que las nuevas plataformas obligan a que los artistas no se manejen tanto mediante discos como sí mediante singles, es decir, canciones individuales.

“Despacito”: la segunda canción en español luego de “Macarena” (1996) en alcanzar el puesto número 1 del ranking en USA.

 

Y esas canciones, llegan oportunamente para satisfacer necesidades del mercado y de la industria: “Despacito” supone la exaltación de la condición latina, en un mercado que busca de los artistas latinos precisamente el fuego, la sensualidad y el ritmo. Sólo con decir que es el primer Nº1 en los charts estadounidenses cuyo idioma es el español nos indica la magnitud de éste fenómeno. La canción, de estribillo fácil y melodía pegadiza, apunta a llenar esas necesidades. Por otro lado, luego del camino que abrieron otros artistas del pop como Enrique Iglesias y el grupo Maná, al trabajar en colaboración con músicos de otros ritmos, en este caso el popular reggaetón a manos de Daddy Yankee.

Mi prioridad siempre fue crear una canción llena de alegría, movimiento y sensualidad que cuando el mundo entero la escuchara, no tuviese otra opción más que bailarla y cantarla. Decidí darle un sonido que atrapa diferentes sabores y colores, para lo cual colaboraron grandes colegas y amigos. Gabriel García fue el encargado de ayudarme a musicalizar el tema, que terminó siendo una canción muy influenciada por mi tierra, Puerto Rico. “Despacito” fusiona varios géneros y estilos sin abandonar mi propio sello musical. Estoy sumamente orgulloso de la canción y ojalá que el público lo disfrute”, declaró Luis Fonsi para el portal MundoTKM tras el éxito arrollador del tema.

despacito
Daddy Yankee y su colaboración: un toque de reggaetón en un mundo marcado por la facilidad del pop simplista.

De hecho, hasta la llegada de “Despacito”, la realidad indicaba que la carrera de Luis Fonsi venía cuesta abajo. Su música romántica, mezcla de pop y balada, había quedado relegada frente a los nuevos ritmos de origen caribeño (lo mismo pasaría con Chayanne que, ni lento ni perezoso, aplicaría la misma fórmula que Fonsi con “Despacito”). Por eso, la colaboración de Daddy Yankee resultó clave para que el tema tuviera semejante alcance. En Estados Unidos el tema cobró rápidamente popularidad: tanto que hasta el propio Justin Bieber intentó realizar su propia versión.

despacito
El ídolo del pop, Justin Bieber, se sumó al éxito.

“Despacito”, versión de Justin Bieber.

Pero, como sucede a menudo, el fenómeno “Despacito” terminó cobrando vida propia y, más allá de la versión de Luis Fonsi, y la del propio Justin Bieber, muchos utilizaron la canción para realizar parodias o para sacar un beneficio personal. El caso más polémico, por ejemplo, es el del presidente venezolano Nicolás Maduro, que versionó la canción para llamar a votar a la Asamblea Nacional Constituyente del 30 de julio de 2017. No obstante, debido a que la empresa que posee los derechos del tema, no permitió su uso comercial para fines políticos, se abrió una disputa legal. Fue tan fuerte el repudio que el mismo cantante dio a conocer su malestar mediante las redes sociales.

Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, utilizó la canción para fines políticos y sembró discordia.

Como vemos, el fenómeno “Despacito” ha sido rápido, arrasador y potente. Y ha conquistado a todo el mundo…o casi. Resta saber cuáles serán los límites del fenómeno comercial. De cualquier manera, casos como el de “Despacito” nos invitan a pensar en el rumbo que toma la música en la actualidad, que parece estar dominado por “hits” que imponen el ritmo y el sentimiento por sobre el mensaje. Luis Fonsi, desde ya, recibió el mejor mensaje: su vuelta a la fama y de un modo que ni él esperaba. Intensa y rápida, nunca despacito.

 

FUENTES:
https://es.wikipedia.org/wiki/Despacito
http://www.perfil.com/internacional/maduro-hizo-una-version-de-despacito-y-luis-fonsi-lo-defenestro.phtml
http://www.mundotkm.com/globalmusica/2017/01/13/luis-fonsi-lanza-nueva-cancion-despacito-junto-daddy-yankee/

Comentarios