¿Qué es un recital accidentado en el argot del rock n’ roll? Probablemente, algún fundamentalista de la música pesada, amante de los recitales de la vieja escuela, de los jeans rotos y de las remeras oscuras, se animará a prestar contradicción (como debe ser) y dirá que el único recital de rock accidentado es aquel en el que no se produce ningún accidente: aquel que sale bien…

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS

En parte es lógico: han sido décadas y décadas de cosechar una imagen del rock’n’roll que, precisamente, ha hecho culto del mal comportamiento. Pero no se trata solo de un capricho de la industria: la concepción misma del rock, bebe de esas fuentes, de la posguerra y de la idea de lucha contra el poder establecido, de la inminente llegada de una guerra nuclear y, por ende, la necesidad de tomar las armas (o las guitarras).

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS

Esos son los ideales que han convertido al rock en algo extraordinario, en el espectáculo artístico padre de toda subversión. También lo han convertido en algo peligroso: especialmente, cuando se pasan determinados “registros de comportamiento”, ahí, incluso para los más rockeros, puede que el show resulte un descalabro. ¿Cómo?

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS

Pues, por ejemplo, en los recitales que presentamos a continuación: por una razón u otra, los más accidentados de la historia del rock.

GUNS N’ ROSES (1988): DOS FANS MUERTOS

Una fecha trágica para el grupo de las rosas y las armas. Durante una presentación en el Festival “Monster of Rock“ de 1988, dos seguidores de la banda murieron al ser aplastados por la multitud, unas 100 mil personas. Una tragedia que, como veremos en la mayoría de los casos, se pudo haber evitado. Al parecer, el sobrecupo fue la causa del problema. Oficialmente, en cambio, se reportó que fue el viento el causante del caos, al volcar sobre los espectadores una de las pantallas.

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS
Los Guns and Roses también tuvieron su noche fatídica en 1988.

PANTERA 2004: MUERE DIMEBAG DARREL, GUITARRISTA,

Sin duda uno de los hechos más recordados, y que sacudió a todo el ambiente del rock, fue el que ocurrió en ocasión de un recital de “Pantera”. El 8 de diciembre de 2004, el guitarrista Dimebag Darrel fue asesinado en pleno escenario durante el show que daba con el grupo Damageplan en el club Alrosa Villa en Ohio. El asesino fue Nathan Gale, un fanático con graves desequilibrios mentales que, de hecho, murió al recibir un disparo y ser abatido por el equipo de seguridad. A partir de allí, todo fue un caos en la banda. Principalmente, por unas declaraciones polémicas de la esposa de Dimebag Darrell, que culparía a Phil Anselmo de su muerte y diría a la prensa: “Si Phil Anselmo no hubiera dejado Pantera, Darrell no habría estado tocando (con Damageplan) en aquel lugar de mala muerte”.

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS
La recordada muerte del guitarrista de Pantera sacudió al mundo del rock.

LAMB OF GOD (2010) INTERCAMBIO FATAL

La interacción entre la banda y el público es un hecho común en todos los recitales: a veces mediante charlas, invitaciones al escenario y demás. Pero, a menudo, las cosas pueden irse de las manos cuando no se establecen los límites necesarios. Fue algo así lo que sucedió en el 2010, en el recital de “Lamb of God”: un fan de esta banda norteamericana subió hasta tres veces al escenario a molestar al grupo antes de tirarse. A la tercera, el propio cantante le empujó. Pero en esta ocasión el chico cayó mal y, tras dos semanas en coma, falleció por hemorragia cerebral. Un momento negro para el rock, que invita a replantearse la relación entre banda y público, y sus peligros manifiestos.

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS
The Who y una tragedia que, en el rock ya es habitual: la mala organización mata.

THE WHO (1979): 11 FALLECIDOS…

Uno de los días más negros para el grupo británico “The Who”, tuvo lugar en 1979, en un concierto en el Riverfront Coliseum de Ohio, Estados Unidos. Aquella noche, la enorme mayoría de los boletos eran de admisión general y se dice que cuando The Who comenzó el chequeo de sonido mucha de la gente que esperaba a que las puertas abrieran comenzó a empujar a quienes estaban en el frente. La cosa se fue de las manos a tal punto que, en esos forcejeos, murieron 11 fanáticos. Roger Daltrey y compañía no supieron lo que había acontecido hasta finalizar el show. Un hecho aborrecible que demuestra que todas las precauciones son necesarias.

Guns N’ Roses, “You Could Be Mine”.

CALLEJEROS Y CROMAÑÓN: TRAGEDIA HISTÓRICA EN EL ROCK ARGENTINO

En el ámbito latinoamericano, el caso más recordado y funesto fue la tragedia sufrida en la disco República Cromañón, en ocasión del concierto de la banda “Callejeros”. Promediaba fin de año del 2004, y el grupo había organizado un recital en un local cuyas medidas de seguridad eran lamentables. La gente asistió en multitudes, la banda dio su show y el cocktail fue fatal: los recitales de “Callejeros” eran famosos por sus “shows de bengalas”. Aquella noche salió algo mal: varias bengalas generaron un incendio masivo y el local se prendió fuego rápidamente. La tragedia dejó un saldo de 194 muertos y más de 200 heridos. Uno de los días más tristes de la historia del rock argentino.

“Prohibido”, de Callejeros.

El recital de “Callejeros” de 2004, una página negra para el rock nacional.

FULL FORCE FESTIVAL (2012): TEMPORAL Y TRAGEDIA

A veces, incluso pese a tomar casi todas las precauciones necesarias, la desgracia igual llama a la puerta. La madre naturaleza no siempre aparece benévola, sino que nos recuerda su fuerza. En el marco del masivo recital “Full Force Fest Festival”, en pleno show y luego de una intensa lluvia, un rayo impactó sobre uno de los bares montados en el festival, donde se refugiaban muchos fanáticos del inclemente clima.  

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS

51 personas fueron heridas, e incluso 3 de ellas tuvieron que trasladarse a terapia intensiva, aunque por fortuna no hubo muertes. Una desgracia causada por la madre naturaleza en la que, podríamos decir, el rock esta vez fue víctima y no victimaria.

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS

Lo que debería ser un espectáculo, a menudo se vuelve tragedia cuando todo lo que rodea al rock atenta, precisamente, contra la música y sus apasionados fanáticos.

RECITALES MÁS ACCIDENTADOS

Negligencia, malas decisiones organizativas, errores humanos, corrupción: todo ello deriva, a veces, en fatalidades evitables. La música no mata, eso está claro: los que matan, en todo caso, son los que no la protegen ni la fomentan del modo en que deberían.

 

FUENTES: 
https://es.wikipedia.org/wiki/Tragedia_de_Cromañón
http://www.nacionrock.com/conciertos-que-hicieron-historia-live-at-ritz-gunsn-roses-1988-el-delirante-show-de-la-banda-mas-peligrosa-del-planeta/
http://www.hellpress.com/un-rayo-deja-mas-de-50-heridos-en-el-festival-aleman-with-full-force/

Comentarios