En su libro “Los hijos de los días” (2012), Eduardo Galeano dedicó unas palabras a la muerte de Violeta Parra, máxima representante de la música folclórica chilena: “Habían crecido juntas, la guitarra y Violeta Parra. Cuando una llamaba, la otra venía. La guitarra y ella se reían, se lloraban, se preguntaban, se creían. La guitarra tenía un agujero en el pecho. Ella, también. En el día de hoy de 1967, la guitarra llamó y Violeta no vino. Nunca más vino.” Pero así como el escritor uruguayo describió la simbiosis perfecta entre la cantautora y su instrumento predilecto de seis cuerdas, tranquilamente podría haber dicho lo mismo con Carlos Santana. O tal vez más, mucho más.

Santana
La guitarra, esa varita que acompañó siempre a Santana para hacer su magia

En ese mismo 1967 en que Parra se quitaba la vida y nos dejaba sin su música, de la mano de un guitarrista mexicano de apenas veinte años estaba naciendo un nuevo tipo de ritmo que renovaría la fama y la presencia del rock para darle pie al rock latino, también llamado latin rock. Carlos Santana había visto por primera vez la luz del día el 20 de julio de 1947 en Autlán de Navarro (Jalisco, México).

Santana

Heredó el amor por la música de su padre, un mariachi que tocaba el violín. Si bien en un principio probó con el mismo instrumento (inspirado por la admiración que su progenitor despertaba ante el resto), a los ocho años se inclinó por la guitarra y, para nuestra suerte, nunca más la soltó. Su fiel compañera le permitió interpretar piezas de grandes artífices del blues como BB King, T-Bone Walker y John Lee Hooker.

Santana

Así fue como se acercó al Rock n’ Roll popular de mediados del siglo XX, pero también amalgamándolo con su estilo propio mientras tocaba en clubes locales. Aún siendo adolescente se mudó a San Francisco, donde se imbuyó del enorme ambiente multicultural que supo adaptar a su arte en el contexto de una escena musical que crecía a mansalva.

Santana
Desde muy joven, Santana supo imprimirle un sello distintivo a su música

Se estaba gestando uno de los capítulos más trascendentes de la historia musical moderna. 1966 sería el principio de todo. Ese año debutó con su Santana Blues Band, que entonces ya contaba con el tecladista y cantante Gregg Rolie, quien sería el único de aquella formación inicial que seguiría en el grupo junto a Carlos en el momento de alcanzar la cumbre de su fama. Casi como sabiendo que Santana sería con el tiempo aquel integrante cuyo legado se convertiría en el más aclamado, acortaron el nombre a la banda y solo le dejaron su apellido. Sería la síntesis perfecta para decirle al mundo que el guitarrista mexicano estaba llamado a ser la figura excluyente de un sonido revolucionario que conquistaría escenarios y oídos a su manera.

Santana

Porque Santana innovó como pocos al fusionar la base del rock duro típico de esa época (más eléctrico y pesado que el que había existido hasta los 1950) con la suave música latinoamericana, ritmos tradicionales africanos y caribeños, la profundidad del blues, la apertura del jazz, e ingredientes de la salsa, el soul y el funk. Creó así un género novedoso y bien propio que se volvió su marca registrada junto al característico sonido de su guitarra (con su punteo, su rasgueo, su fineza y su aullido agudo), uno de los elementos más reconocibles y exquisitos de la música contemporánea. El rock latino había nacido, y nada podría detenerlo.

Para ello debieron sumarse otros cuatro miembros al líder y guitarrista Carlos Santana y al ya nombrado tecladista y cantante Gregg Rolie, cada uno aportando su cuota de talento: en el bajo David Brown, en la batería Michael Shrieve, y en la percusión distintiva del grupo Michael Carabello (en las congas) y el nicaragüense José “Chepito” Areas (en los timbales). Algo que caracterizaba al conjunto era que permitía a cada integrante demostrar su propia destreza individual, haciendo de sus composiciones verdaderos ejemplos de habilidad melódica donde la unidad resultante era mayor que la suma de sus partes.

Santana

Nadie pujaba por exhibir algo mejor que el resto, sino que todos conformaban un enriquecimiento musical plurilateral. Luego de pasar en 1968 por la sala de conciertos Filmore West del promotor Bill Graham (quien lo presentó como una nueva leyenda), al año siguiente vendría el auge. Fueron invitados por este último a tocar en el escenario principal del mítico Woodstock, el festival musical más famoso de la historia que se convirtió en el adalid artístico del movimiento hippie y contracultural de la época. Y allí, frente a 250 mil almas congregadas para hallar un motivo a su existencia, Santana desplegó tal vez el punto más álgido de aquellos tres días de liberación espiritual.

Santana

Concretamente, después de haber tocado otros temas que ya habían merecido grandes aplausos, la interpretación de su canción “Soul Sacrifice” resultó en un estallido de éxtasis rockero y de psicodelia que cautivó al público durante once minutos y medio hasta dejarlo desairado, catapultando a la banda a una ovación estruendosa que resumió el momento de gloria que se había gestado ante la multitud.

Toda la ejecución estuvo recubierta de una pasión y de un virtuosismo innegable, fruto de largos e hipnóticos solos de la guitarra de Santana, el teclado de Rolie y la batería de Shrieve que hicieron volar la imaginación de los presentes.

Santana

Su participación en Woodstock fue más que un éxito explosivo, sino también la conjugación de un ritmo musical magnético y novedoso con la desinhibición ontológica buscada que galvanizó a todos los que asistieron al evento. La energía y la destreza técnica con las que se desempeñó el grupo esa tarde lo convirtieron en leyenda. De hecho, Santana confesaría posteriormente que toda la banda había consumido mescalina poco antes de la función, y que luego él mismo alucinaba que el mástil de su Gibson SG se transformaba en una cobra que se movía y parecía querer picarlo mientras tocaba sobre el escenario.

Así, la banda se consolidó con gran presencia en la industria y marcó un hito con sus primeros tres discos, lanzados luego de la apoteosis en Woodstock: “Santana” (1969), “Abraxas” (1970) y “Santana III” (1971). De esos trabajos se destacan las canciones que se convirtieron en sus grandes éxitos de aquella época como “Jingo”, “Evil Ways”, “Persuasion”, la ya nombrada “Soul Sacrifice”, “Samba pa ti”, “No One to Depend On”, y las aclamadas “Black magic woman” y “Oye cómo va” (versionando el tema compuesto originalmente por el cubano Tito Puente).

Santana

La guitarrista Milagro Melián dijo que “‘Samba pa ti” es una cosa fuera de este planeta. Esa combinación que realiza de la escala pentatónica y la escala mayor, ambas en Sol mayor, desde el principio hasta el final del tema sin modulación y sin notas cromáticas (al margen de alguna apoyatura ocasional), lo hace fenómeno. Estos intervalos cobran presencia dotándolo de su carácter de legado del rock.”

De esta manera, la impronta de Santana quedaría marcada para siempre. Como líder de la banda era la persona que representaba, al menos en términos musicales, el haber logrado unir las culturas de lo latino (de donde él era originario) y de Estados Unidos (donde había triunfado luego de haberse radicado allí) mejor que cualquier político en toda la historia mundial. Sus canciones eran la simbiosis entre dos partes que habían parecido estar condenadas al antagonismo, el emulsionante perfecto para embellecer un estilo adosándole otro que en el inconsciente colectivo siempre se había presentado distante.

Santana
La máxima fama de Santana se dio entre fines de los 1960 y principios de los 1970 gracias a un sonido que unía ritmos y estilos musicales como nunca se había hecho antes en el rock.

El tiempo, el desgaste, las peleas entre miembros (por un lado la divergencia de sonidos que unos y otros pretendían para la banda, y por el otro el abuso de drogas -principalmente la cocaína-) y los emprendimientos personales causaron la ida de todos sus integrantes, salvo la de Santana por supuesto. Siguió liderando sus proyectos en conjunto con otros muchos artistas que lo acompañaron por el mismo camino de fusión de su guitarra con otros ritmos no rockeros, y entró en una etapa de más experimentación. Entró al mundo espiritual y se modificó el nombre para pasar a ser “Devadip”.

Santana

Hasta fines del siglo XX, su máximo éxito fue “Europa” (1976), un prodigioso solo de más cinco minutos que conquistó el mercado. Vale aclarar que, si bien estuvo lejos de caer en el ostracismo artístico, esta etapa posterior al Santana que había irrumpido con fuerza en el mundo musical sí tuvo un renombre inferior en lo que respecta a producción discográfica nueva, en vista de cómo decrecieron sus ventas. Su tradicional fórmula mística parecía algo desgastada ante un contexto que cambiaba de aires. Sin embargo, tanto él como sus presentaciones en vivo continuaban siendo muy aclamados y de una amplia convocatoria, producto del prestigio con el que seguía identificado desde los inicios de su carrera y de su habilidad intacta para tocar la guitarra. Incluso obtiene su primer Grammy como el mejor espectáculo instrumental por “Blues for Salvador”, de 1987.

Santana
Sin dejar de ser muy reconocido, el Santana de la etapa 1973-1999 gozó de menos difusión que la que había tenido antes.

Aunque en 1998 ingresó al Salón de la Fama del Rock and Roll, su trayectoria parecía un poco estancada e incluso interrumpida por algunos retiros parciales. Pero el planeta se vería sorprendido una vez más por la magia del mexicano. La gran vuelta a la gloria sería el álbum “Supernatural”, de 1999, un sonido renovado con el que vendió 30 millones de copias (su récord personal) y ganó 15 discos de platino en Estados Unidos.

Santana

Este álbum arrasaría en los Premios Grammy con nueve estatuillas (cifra inédita para el evento, que incluyó “mejor disco”), y en los Grammy Latino con tres. Incluso estuvo casi dos años en la lista Billboard de los más vendidos, doce semanas en el primer puesto. Los temas de mayor notoriedad fueron “Corazón Espinado”, “Maria Maria” y “Smooth”, que coparon la cima de las principales clasificaciones musicales por casi varios meses. El éxito del lanzamiento hizo popular a Santana entre las generaciones más jóvenes, quienes lo consideraban un artista en declive de épocas ya pasadas.

Fiel a su heterogénea trayectoria, Santana continuó grabando con una multiplicidad de artistas, desde Shakira y Juanse hasta Michael Jackson. Se instaló en Las Vegas, donde toca regularmente por contrato. Quién mejor que él para definir el porqué de su estilo inconfundible: “A veces hay que alargar un sonido para poder hundirse y profundizar en él. Es como cuando amas a alguien y, al verlo tras un largo tiempo, le das un profundo abrazo”.

Santana

Lo que queda claro es que no es un hombre que vaya a querer dejar de crear ni de tocar, ya que se lo ve frecuentemente sobre los escenarios haciendo lo que más le gusta hacer: deleitar a las masas con sus notas. Su última visita a Argentina fue en 2006, cuando brindó un espectáculo providencial de dos horas y media ante 12 mil espectadores que lo ovacionaron en el Campo Argentino de Polo. La primera venida a Buenos Aires había sido en 1973, en el Viejo Gasómetro (antigua cancha de San Lorenzo de Almagro).

Santana
El fuego interno del mexicano está lejos de apagarse con los años

Luego de 45 años uniendo talentos con cuanto artista se le cruzara por delante, en 2016 una noticia pateó el tablero de la industria: a medio siglo de su nacimiento, casi todos los integrantes de la formación original de Santana volverían a juntarse para grabar material nuevo. Para aclarar que seguirían las cosas donde las dejaron, el álbum se llamó “Santana IV”. Contó no solo con la mezcolanza de estilos que había identificado a la banda en su lanzamiento al estrellato, sino también con la sabiduría colectiva de sus miembros.

Santana

Solo se ausentaron de la reunión el bajista David Brown (muerto en 2000 por una falla de hígado y riñón) y José Areas (quien fue arrestado en 1996 por presunto abuso sexual a dos menores de edad). Y ni eso ha frenado a Carlos Santana a seguir emprendiendo por su cuenta, pues el pasado 28 de julio salió a la venta “Power of Peace”, su nuevo trabajo junto a The Isley Brothers (estrellas de la música negra), y estará de gira por Estados Unidos, México y Canadá.

Santana
Los miembros originales de la banda anunciaron su reunión en 2016

El arte de Santana trasciende lo meramente sonoro. El guitarrista siempre ha aclarado que su música pretende explorar temáticas místicas que estén más allá de los sentidos y se transforme en un elemento que ahonde en lo más profundo del espíritu humano para lograr su armonía.

SantanaLa intensidad y la expresividad gozosas que les imprime a sus interpretaciones se mantienen inmutables, y no sería extraño pensar que esa sea una de las razones por las cuales verdaderamente nunca ha perdido vigencia (más allá de etapas con menos éxito comercial).

Santana

Las casi 100 millones de copias vendidas en su carrera pasan a un segundo plano si se las compara con su ingenio, incalculable en números. Expone que elabora un arte para unir a todas las personas del planeta bajo un mismo signo. Se ve que estamos ante un mito viviente del rock para el cual las fronteras culturales no existen, y parece que el tiempo tampoco.

FUENTES:

http://www.santana.com/
“Los hijos de los días”, Eduardo Galeano, Editorial Siglo XXI, 2012.
https://shakinstreetblog.wordpress.com/2015/08/14/top-5-46-anos-de-woodstock/
https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:%C3%81lbumes_musicales_m%C3%A1s_vendidos
https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Santana
https://es.wikipedia.org/wiki/Santana_(banda)
http://www.clarin.com/ediciones-anteriores/miedo-comercial_0_BJ2ZVEK1Rtx.html
http://www.vuenosairez.com/comoestuvo/carlos-santana-en-el-campo-argentino-de-polo/623
https://oigofotos.wordpress.com/2015/06/18/el-poderoso-influjo-musical-de-carlos-santana-por-arte-del-irresistible-sonido-universal-de-su-guitarra/
http://www.vanguardia.com.mx/articulo/perdido-en-las-cuerdas-vuelve-santana
http://www.rollingstone.com/music/features/santana-on-reuniting-classic-lineup-how-to-fight-trump-20160519

http://www.panorama.com.ve/experienciapanorama/Carlos-Santana-Un-Chaman-desiete-decadas-20170720-0018.html
http://www.teledoce.com/telemundo/cultura-y-espectaculos/carlos-santana-cumplio-70-anos/

http://www.lavanguardia.com/vida/20170719/424251653434/santana-70-anos-de-una-guitarra-mistica-y-latina.html
http://www.milenio.com/cultura/Santana-relata-historia-tono-universal_0_645535448.html
http://www.20minutos.es/noticia/294090/0/carlos/santana/recopilatorio/
http://www.esquire.es/actualizacion/5555/10-fundamentales-de-carlos-santana
http://www.impactony.com/carlos-santana/
http://www.lacapital.com.ar/escenario/santana-cumple-70-anos-y-lo-celebra-un-nuevo-disco-n1436364.html
http://www.elespectador.com/noticias/cultura/carlos-santana-oye-como-suena-articulo-705614

Comentarios