Obsesivo, original, simétrico, intimista: éstas son algunas de las características que tiene el cine de Wes Anderson; basta con ver tan sólo una escena para identificar que se trata de una de sus películas. Él nos demuestra que se puede hacer cine en Hollywood, esa enorme y rígida maquinaria de producción y aún así romper con los esquemas e ideas preconcebidas, realizando películas claramente distintivas.

Wes Anderson
Wes Anderson

Si se busca la palabra “obsesión” en el diccionario cinematográfico, aparece su nombre como sinónimo, luego del de Stanley Kubrick por supuesto. Esto se debe a que Wes Anderson cuida muchísimo sus encuadres para que tengan la simetría que él desea, sumado a un extraordinario trabajo de arte y a una dirección de actores estupenda.

Wes Anderson ama el teatro y eso es algo que se puede ver reflejado en los distintos decorados de sus películas. Por ejemplo en “Life Aquatic” (2004), se construyó un modelo a escala real del barco donde viaja la tripulación, pasando por los diferentes espacios con movimientos de cámara sumamente prolijos y fluidos, respetando esa simetría que él tanto adora.

Uno de los sets de “Life Aquatic” (2004)
Uno de los sets de “Life Aquatic” (2004)

En cuanto a sus personajes, los muestra como individuos que tienen muchos problemas sin resolver, pero a diferencia de la mayoría de los directores, muestra esas deficiencias sin que sientan vergüenza alguna, ya que en los universos que crea, ser diferente y acomplejado es justamente lo habitual.

“The Darjeeling Limited” (2007)
“The Darjeeling Limited” (2007), por ejemplo.

Wes Anderson es un asiduo utilizador de la “overhead shot”: un plano casi cenital que hace muestra parcialmente lo que ve el personaje. Es una muy buena forma que brinda el director para que el espectador se vaya relacionando más con los protagonistas, e ir entendiendo todo lo que sucede en sus cabezas mientras interactúan con su entorno.

Acá les dejamos un video para que vean cómo funciona:

Y para cerrar, hablaremos un poco de la dirección de arte utilizado por este gran director estadounidense nacido en Houston, Texas. El meticuloso trabajo de construcción a medida de los decorados de sus films requieren de un pequeño ejército de constructores, pintores y atrezzistas que deben trabajar bajo la atenta dirección de Wes y su director de arte de turno. El profundo impacto que genera en el espectador no es para nada casual, sino cuidadosamente planeado, y acompañado por los decorados, espacios, el diseño de vestuario, la utilería y una lograda paleta de colores, que sumado a los extraños personajes, encajan perfectamente para construir una historia más que peculiar. Es uno de los recursos que más lo destaca como director y que ayuda también a generar esta teatralidad que mencionamos anteriormente, brindándole un toque mágico que ayuda a conformar cada universo que crea, tan diferente uno de otro, para cada una de sus películas.

“The grand budapest hotel” (2014)
“The grand budapest hotel” (2014)

Para cerrar esta nota, les anticipamos su próximo estreno, el cual se encuentra en pleno rodaje en este momento y verá la luz en el 2018. El film se llamará “Isle of dogs”, será su segundo largometraje de animación, y trata de un niño en Japón, que vive toda una odisea en busca de su perro perdido. Entre el reparto podemos ver, como siempre, actores de primer nivel como Scarlett Johansson, Bryan Cranston, Edward Norton y el infaltable Bill Murray, entre otros.

¿Qué mejor que Wes Anderson creando un nuevo universo animado en base a decorados orientales, bajo la fuerte influencia del gran Akira Kurosawa? Usted sí que es el elegido Sr. Anderson, y nos lo recuerda a nosotros, sus espectadores, en cada proyecto que realiza. Gracias por tanto!

Comentarios