El cine es una disciplina artística en la que la planificación, la preproducción y el detallado trabajo previo a la filmación es esencial y crítico para llegar a lograr la meta de completar un largometraje.  Pero de vez en cuando, por no decir en rarísimas ocasiones, la improvisación puede salvar momentos clave y sacar adelante un momento tenso en un rodaje. Cómo espectadores externos que somos, en el sentido de que no hemos visto la producción de la película en primera persona, no conocemos todas las tomas fallidas o repetidas, sólo la toma seleccionada e incluida en el montaje final.

“Star Wars: Episode VI - Return of the Jedi” (1983).
“Star Wars: Episode VI – Return of the Jedi” (1983).

Hoy vamos a hablar de escenas famosas del cine que quizás no sabías que fueron improvisadas; completamente improvisadas por los actores. La capacidad de improvisación es una virtud que destaca a los buenos actores, ya que trabajan en base al universo y personaje que les fue asignado para interpretar, reaccionando naturalmente en base a las circunstancias dadas, generando naturalidad y verosimilitud en la escena y a lo largo de un relato fílmico.

Kevin Spacey interpretando a Ricardo III.
Kevin Spacey interpretando a Ricardo III.

Empecemos con un grande entre los grandes, un tal Marlon Brando ¿Les suena? Seguramente que si, actor que entre otros, encarnó el papel de Don Corleone en “The godfather” (1972), de Francis Ford Coppola. En un principio él fue quien propuso que el personaje tuviera bien marcada el mentón para hablar, característica distintiva del capo mafia, pero también tuvo la idea de agarrar un gato, generando un clima amigable entre él y el animalito, y así creando una típica imagen que sería replicada muchas veces en el cine: El gangster con una mascota entre sus manos.  

 

“The godfather” (1972)

Otro escena clásica del cine que surge a raíz de la improvisación, viene de la mano del querido Robert De Niro, un actor experimentado si los hay ¿Cuántas veces han escuchado a alguna persona decir que tenía ganas de ver una películas de De Niro? Si esto sucede es porque claramente sus dotes artísticas e interpretativas son inigualables, y en “Taxi driver” (1976) de Martin Scorsese, se puede apreciar claramente. Todo su famoso monólogo mirándose al espejo donde dice repetidamente la frase “You talking to me?”, es producto de una improvisación que fue probando con el director, ya que a Scorsese no le convencía ese pasaje del guión original.

“Taxi driver” (1976)

Otra escena que no podemos dejar de nombrar, está protagonizada por el carismático Jack Nicholson, en “The shining” (1980) de Stanley Kubrick, cuando pronuncia las palabras “Here’s Johnny!” después de pegar un hachazo en la puerta. Pero ¿por qué dice “Johnny” si su personaje se llama “Jack” al igual que él? La razón es porque en ese momento era muy popular un programa en EEUU que abría justamente con esa frase: el programa era “The tonight show”.

“The shining” (1980)

Siempre es bueno que el director les brinde libertad a los actores, y que bien que así fue el caso de Steven Spielberg con Matt Damon, en “Saving private Ryan” (1998), cuando en un momento de sinceridad junto a Tom Hanks, Matt Damon se inventa frente a cámara toda un historia en base a sus hermanos, que no estaba escrita en ninguna parte. Esto ayuda a generar empatía con el personaje y a generar una pausa necesaria luego de tanta desgracia en la guerra, un acierto colosal del gran Matt.

“Saving private Ryan” (1998)

En los rodajes suceden cosas peculiares y hasta bizarras, y en ciertas películas este fenómeno es muy marcado. Así pasó en “Being John Malkovich” (1999) de Spike Jonze, donde John Malkovich se interpreta a sí mismo y en un momento cuando discute con John Cusack, Malkovich empieza a caminar por la ruta cuando una persona desde un auto le grita “Hey Malkovich, think fast!” y le arroja una lata en la cabeza. Resulta que esa persona era un extra que se había emborrachado y no tuvo mejor idea que lanzarle la lata al protagonista  para lograr sus segundos de fama. Cuestión que la escena quedó tal cual sucedió en la realidad.

“Being John Malkovich” (1999)

Dejamos para el final una escena que muchos quizás sepan que fue improvisada, pero es tan genial que vale la pena mencionarla. Se trata de la película de “The dark knight” (2008) de Christopher Nolan, donde Heath Ledger, realizando el papel del guasón, le brinda un toque de humor cuando el control remoto del dispositivo explosivo parece no coincidir con la explosión del hospital detrás suyo, que tiene lugar unos segundos después de apretado el botón. En ese lapso el actor realiza gestos sin entender lo que pasa y eso genera que la escena tenga una pizca de humor negro muy acorde a su personaje.

“The dark knight” (2008)

Obviamente hay muchas más escenas improvisadas, pero creemos que éstas son algunas de las más destacadas y demuestran la capacidad de un buen actor a la hora de improvisar dentro de una historia, sin perder la verosimilitud.

Comentarios