Cuando falleció Pavarotti, el mundo entero se volvió un lugar un poco más sórdido. De hecho, tras su partida, no hubo posibilidad alguna de canto o elegía que lograra apaciguar la pérdida: principalmente, porque el único a la altura de entonar esa melodía, era el enterrado.

Luciano Pavarotti

El italiano Luciano Pavarotti, que hoy estaría cumpliendo 81 años, fue uno de los tres grandes tenores que ha dado la historia universal. Un talento sin parangón que nunca más volverá a repetirse y, por eso, cada vez que lo recordamos, nuestro sentido de la audición se colma de nostalgia.

 

Luciano Pavarotti

Es que, cuando cantaba Pavarotti, todo el ruido del mundo parecía detenerse. La “voce angelicata” del tenor nacido en la ciudad de Módena conseguía, cual Orfeo, calmar a las bestias y transformar a los hombres. Todos los insultos, los gritos y los agravios de la vida, dolían un poco menos si, en el teatro, o en la radio, sonaba la melancólica voz de Pavarotti.

Luciano Pavarotti

Por eso, no hay mejor forma de recordarlo, que trayendo al presente algunos de sus mejores momentos musicales: sus dúos, sus solos, sus interpretaciones. Esos instantes en que, gracias a su arte, la humanidad parecía cobra cierta clase de esperanza. Si Marcel Proust consiguió, gracias a su teoría de la Magdalena, traer hasta nosotros los aromas del pasado, Luciano entonces logró lo mismo mediante su canto: ¿quién no recuerda alguna abuela o abuelo, de raíces italianas, emulando a Pavarotti?). “La donna e mobile”. La vida también.

Luciano Pavarotti

A continuación, y a modo de homenaje, presentamos un repaso con las cinco mejores “performances” del gran tenor italiano: Luciano Pavarotti.

LOS TRES TENORES: PAVAROTTI, CARRERAS Y PLÁCIDO DOMINGO.

¿Cómo no colocar, en primer lugar, una referencia al triunvirato histórico de la música?Los “Tres tenores” fue un espectáculo realizado por los cantantes de ópera Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo. Todos ellos ofrecieron juntos una serie de conciertos entre 1990 y comienzos del siglo XXI. Lo mejor de todo: su repertorio comprendía desde óperas hasta obras de Broadway hasta canciones napolitanas y éxitos de la música pop. Nunca la música había llegado tan alto.

NESSUN DORMA, EN LA VOZ DE UN ANGEL

Pavarotti casi nunca terminaba un concierto sin su “Nessun dorma” de cierre. Aquella ópera Turandot de Puccini, con los años, se convirtió en su aria de referencia. Tal interpretación ha llevado a algunos musicólogos a considerar que, esa, ha sido la mejor performance del tenor. Tras su muerte, en el Palacio de Buckingham, la banda que toca durante el cambio de guardia la interpretó como homenaje póstumo: ese fue, su acto de cierre.

Luciano Pavarotti

PAVAROTTI CANTA CON BONO DE U2, EN SARAJEVO (1992)

En pleno auge por los shows de U2 y Bono en Sudamérica, resulta oportuno recordar uno de sus duetos “más aggiornados” pero, no por eso, menos magistrales. Ocurrió en Bosnia, en el año 1992 luego de los trágicos conflictos que acabaron con la vida de miles de personas en Sarajevo. “Miss sarajevo” y la frase “no nos maten”, quedará en el recuerdo junto con esta canción.

Luciano Pavarotti

PAVAROTTI Y LIONEL RICHIE TOCAN “THE MAGIC OF LOVE”.

También en el ámbito de otra intervención por la paz, Luciano Pavarotti tuvo la fortuna de coincidir con Lionel Richie (en realidad, claro, fue al revés). El concierto “Pavarotti & Friends for Guatemala and Kosovo” se realizó en el verano de 1999, reunió a grandes artistas a favor de la causa, y dejó momentos musicales como este. Una joya del archivo.

Luciano Pavarotti

“O SOLE MIO”: NAPOLES POR PAVAROTTI.

La belleza de las canciones napolitanas, siempre han sido motivo de seducción para los grandes tenores italianos: Pavarotti, Giuseppe Di Stefano, o los cantantes más antiguos, como Beniamino Gigli, Giovanni Martinelli, Tito Schipa o Enrico Caruso. Sin embargo, nunca se había conseguido un resultado como éste: Pavarotti y su recordado “O sole mio”.

Ochenta y un años, estaría cumpliendo el tenor. Desde acá, le cantamos un feliz cumpleaños, con respecto, y con la certeza de que, al lado de la suya, todas las voces desentonan.

 

FUENTES:
www.clarin.com
www.wikipedia.com
www.elpais.com

Comentarios