Date la chance de conocer y tener la oportunidad de meterte en un mundo que suele estar muy cerca de la ciudad pero ofrece un estilo de vida completamente especial y distinto.

NAVEGANDO A VELA

Navegar a vela es algo parecido al volovelismo, la disciplina de los planeadores aéreos. En el volovelismo el planeador se desplaza y vuela en el aire gracias al empuje del viento y la sustentación que le brindan sus alas.

Planeador en plena acción


En la navegación a vela, el velero se desplaza sobre el agua gracias al empuje del viento y la resistencia de las velas que generan la fuerza necesaria para mover el velero hacia adelante.

NAVEGANDO A VELA

El principio por el cual vuela un planeador y navega un velero es el mismo. Se trata de la regla de Bernoulli. El viento circula más rápidamente del lado exterior de la vela (el lado que queda por afuera del velero) y más lento por el lado interior, por donde se hincha la vela. Al ir más rápido por el lado exterior, no puede empujar con tanta fuerza la vela, mientras que en el lado interior se genera una fuerza más grande contra la vela.

NAVEGANDO A VELA

Esa mayor fuerza del lado interior es la que hace avanzar al velero y volar al planeador, se trata del mismo principio. El viento le “pega” a la vela lateralmente, las velas presentan resistencia al viento y el barco navega hacia adelante, un invento extraordinario.

Hay todo tipo de veleros, tamaño, materiales constructivos y estilos. Madera, plástico, hierro, aluminio y acero son algunos de los materiales usados más comunes.

NAVEGANDO A VELA

Al navegar por primera vez, una de las sensaciones iniciales es comprobar la grandeza de la naturaleza y nuestra pequeñez en medio de la inmensidad. Como “corcho que flota”, somos pequeños navegantes que disfrutamos de un entorno natural inmenso pudiendo dominar algo de la fuerza natural para llevar nuestra embarcación adelante, manteniendo un rumbo seleccionado con cierta estabilidad y confort.

NAVEGANDO A VELA

En el Río de la Plata hay muchas opciones para navegar a vela. Algunos lo hacen en forma solitaria, otros en pareja, también familias y grupos de amigos. Más adelante les iremos contando sobre las distintas alternativas que ofrece el Río para la navegación a vela, tanto en la costa argentina como en la uruguaya.

NAVEGANDO A VELA

LOS COMIENZOS

El yachting puede comenzar a los ocho años en la categoría Optimist. En ésta categoría, se utilizan barcos individuales para un solo tripulante, y es la preferida a la hora de iniciar a los chicos en la disciplina del yachting.  

NAVEGANDO A VELA
Clase Optimist dedicada a los niños y jóvenes

En la costa bonaerense, desde La Plata hasta Tigre, hay numerosos embarcaderos, clubes náuticos y fondeaderos donde acercarse para conocer algo más sobre este estilo de vida que es la navegación a vela.

NAVEGANDO A VELA

Uruguay cuenta con varios puertos naturales que son excelentes y seguros refugios para aquellos que navegan frente a las costas orientales. Y siempre es una buena opción a la hora de hacer un viaje, por su cercanía y belleza natural.

En próximas notas les contaremos acerca de otras experiencias, sensaciones y opciones que ofrece la navegación a vela.

 

Referencias:
www.optimist-argentina.org
www.fay.org
www.fuyv.org

Fuentes:
El principio de Bernoulli en www.barcelonaworldrace.org

Comentarios