Convivir con perros puede ser la experiencia más maravillosa del mundo, o todo lo contrario.

razas peligrosas

Incluir un animal en la vida familiar implica una gran responsabilidad, ya que no estamos hablando de un “regalo” o un peluche, sino de un ser sintiente que trae consigo una historia que en la mayoría de los casos resulta desconocida y es condicionante de su carácter.

 

 

razas peligrosas

Sin embargo, cuando en las noticias aparece un caso de violencia canina, es habitual responsabilizar al perro y las consecuencias suelen recaer sobre el animal.
“No existen razas de perros peligrosas. Sí existen humanos que educan a los animales para desarrollar la violencia en su carácter, con conductas negligentes al momento de los cuidados básicos”, explica el veterinario Adrián Salomón.

razas peligrosas

Y nos deja una frase interesante: un perro raza Chihuahua puede ser tan o más agresivo que un Ovejero Alemán ó un Pitbull.

razas peligrosas

Un perro de las razas mal llamadas “peligrosas” puede convivir con niños amistosamente, el problema surge en qué entendemos los humanos por tenencia responsable.

razas peligrosas

“No es lo mismo convivir con un ratón que con un elefante. Los destrozos que pueda hacer este último tendrán una magnitud superior al del ratón, por lo tanto deberemos tomar las precauciones necesarias al momento de ingresarlos al hogar”.

razas peligrosas

Las razas grandes como Rottweilers, Ovejeros Alemanes, Dobermans, y Pitbulls entre otras, al salir a la calle de paseo siempre deben llevar correa; collar y bozal, éste último en los casos en los que haya demostrado algún comportamiento agresivo en el pasado.

razas peligrosas

Los niños aprenden directamente de las experiencias que viven, y los perros también. Como seres sintientes que son, los canes se ven expuestos a diversas situaciones que pueden alterar su conducta y su predisposición para con el medio en el que viven. Es por esto que la responsabilidad de los humanos adultos en el caso de convivir con niños, implica la supervisión constante del estado del animal en presencia de los niños, para prevenir accidentes.

razas peligrosas

Todos los cambios que se produzcan en el entorno del animal influyen en su conducta, y según explica la especialista en comportamiento canino Virginia Ragau, “el factor genético tiene una incidencia del 20% mientras que el ambiental y educación recibida representan el 80% restante”.  Aquí podemos apreciar claramente que no existen las “razas peligrosas”, sino que la conducta de los perros es marcada a fuego por el trato que reciben durante su vida, especialmente durante su período de cachorros.

Los primeros seis meses de vida del perro son fundamentales en la construcción de su personalidad. Sin embargo, existen características propias de cada ser que determinan las reacciones y capacidades individuales, que muchas veces sí tienen alguna relación con su carga genética.

razas peligrosas

Tan es así que hay perros que al quedarse durante ocho horas solos en la casa, no dejan de ladrar y hacer destrozos hasta que un humano se haga presente en el lugar, y existen otros que se ubican en su almohadón y duermen ocho horas o mastican sus juguetes sin generar inconvenientes durante el mismo período de tiempo.

razas peligrosas

Es por esto que al tomar la decisión de convivir con un animal, es preciso contar con el tiempo necesario para conocerlo, cuidarlo, entenderlo; desarrollar su carácter mediante juegos no agresivos y recordar que el entorno, afecto y educación recibidas serán claves al momento de hacer la diferencia entre un perro agresivo y otro que no lo es.

 

FUENTES:
AMOR ANIMAL TV (Argentina – Mayo / 2016)
DRA. VIRGINIA RAGAU – Etóloga – Veterinaria- MP 7629
DR. ADRIÁN SALOMÓN – Veterinario MP 12677

Comentarios