“Trabajar”, debe ser el verbo más incompatible de todos. Uno, cuando se encuentra ejecutando una labor profesional, rara vez tiene tiempo para hacer otra cosa A veces, ni siquiera se nos permite suspirar y, mucho menos, disfrutar de una paisaje por la ventana. De hecho, si rastreamos los orígenes del término “trabajar”, tampoco vamos a encontrar un gran consuelo. Etimológica, la palabra “trabajar” deriva del signo latino “tripalier, que solía remitir a un yugo hecho de tres palos, que se utilizaba para amarrar a los esclavos antes de azotarlos.

working holiday

Nada bueno puede salir de esa palabra, ¿verdad? Bueno, en la actualidad algunas cosas han ido cambiando y mejorando (otras no). Es el caso, por ejemplo, del “Working Holiday” una posibilidad que cada vez va tomando más color entre los trabajadores jóvenes y los amantes de los nuevos desafíos.


Pero, ¿qué es el Working Holiday?
Para cualquier desprevenido, se trata una nueva modalidad laboral, basando en la creación de diversos programas que ofrecen a un grupo de trabajadores visas especiales para desempeñarse profesionalmente en el extranjero durante doce meses.

working holiday

Generalmente, estos sistemas están pensados para que jóvenes menores de 30 años tengan la posibilidad de elegir un país para trabajar durante un año. Existe toda una serie de países “pioneros” en esta clase de acuerdo: Nueva Zelanda, Australia, Dinamarca, Francia e Irlanda ha sido de los primeros en abrir sus puertas a nuevos talentos de otros lugares del globo. En la actualidad, también muchas naciones sudamericanas se han sumado a esta iniciativa (especialmente Argentina).

working holiday

¿Cuáles son las ventajas? Poder visitar otro lugar; salir del ámbito laboral de siempre; romper la rutina; explorar nuevos horizontes; relacionarse con nueva gente y nuevas culturas; mejorar el idioma (la segunda lengua); aprender cosas nuevas. Las desventajas, en comparación, son mínimas: ningún “Working Holiday” es renovable y, a menudo, los costos de vida en el exterior pueden ser caros (aunque nunca tanto como sí fuéramos de viaje solo por hobby).

working holiday

Con respecto a los requisitos, estos varían de acuerdo a los diferentes países pero, en líneas generales, las “bases” suelen ser similares: tener entre 30 y 35 años; contar con estabilidad laboral (haber formado parte de una misma empresa por un largo período o, en todo caso, contar con buenas referencias); poseer el pasaporte al día; contar con los requisitos para aplicar la VISA (esto depende del país); tener pasaje de regreso asegurado; ser mayor de edad (lógicamente); tener un mínimo de fondos “comprobables” (generalmente, 4.000 euros, aunque puede variar); cumplir con los requisitos de salud; y contratar también un seguro de salud que tenga cobertura internacional (a veces se hace cargo la empresa).

working holiday

No obstante, pese a los múltiples beneficios que hemos enumerado, “no siempre aquello que brilla es oro”. Existen países que toman esta modalidad con respeto y seriedad, y otros que en cambio solo lo utilizan para explotar a trabajadores extranjeros. Repasemos una lista de los lugares más recomendados para aplicar el sistema “Working Holiday” sin correr riesgos:

Nueva Zelanda: probablemente, la más solicitada por los españoles y por casi todos los trabajadores de la Unión Europea. Nueva Zelanda es un país espectacular y de muy fácil adaptación para el público extranjero: la gente es amable, el trabajo es abundante, los salarios son buenos y te permitirá perfeccionar tu inglés sin complicar tus comunicaciones (es sumamente multicultural). Además, las empresas que ofrecen el servicio “Working Holiday” en Nueva Zelanda marchan a la cabeza en cuanto a “seriedad”. Sin duda, un lugar para tener muy en cuenta.

working holiday

Canadá: ochocientos ciudadanos españoles solicitan, año tras año, el ingreso a Canáda para hacer uso del “Working Holiday”. Desde ya, para poder viajar hasta allí hace falta anotarse en el momento justo, ya que suele haber grandes listas de espera. En ese sentido, páginas como Indeed, Job Bank o Kijijitambién son buenas para encontrar cupo y oportunidades. Canáda no solo es un país amable, sino uno de las naciones más seguras del mundo. Tiene la tasa más bajo de robos y crímenes y, además, el empleo está en alza. Como si fuera poco, cuenta con grandes bellezas naturales y reservas ecológicas.

working holiday

Australia: estamos, sin duda alguna, frente a la tercera gran plaza de trabajo. Este país de Oceanía, no solo te abre las puertas para desarrollarte profesionalmente, sino que además guarda en su manga lugares tan espectaculares como la Gran Barrera de Coral, los Doce Apóstoles o Sidney. En 2016 se concedieron 600 plazas para ciudadanos de España de entre 18 y 31 años. Y, en lo que va de este año, los números se han duplicado. ¡No pierdas las chance!

Como vemos, cuando trabajar se convierte en “hacer lo que nos gusta”, la etimología cobra otro sentido: ya nadie azota a nadie, y todos obtienen algo a cambio.

FUENTES:

https://www.skyscanner.es

http://www.yomeanimoyvos.com

Comentarios