El alarmante aumento de las bacterias resistentes a antibióticos supone un grave peligro para la humanidad. En la actualidad, los casos intratables se multiplican y los números no paran de crecer. Acaso el más conocido ocurrió a principios del corriente año, cuando una mujer en Estados Unidos falleció por una infección que resistió todos los tratamientos utilizados, ¡26 en total!

Bacterias en laboratorio

Este desarrollo de resistencia ocurre de forma natural pero es acelerado principalmente por la automedicación y el uso inapropiado de los antimicrobianos, puesto que se suelen utilizar indiscriminadamente, prescribir frente a cuadros virales como la gripe o administrar en animales destinados al consumo, entre otros abusos.


Tal es la magnitud de la amenaza, que en febrero de este año la OMS (Organización Mundial de la Salud)
elaboró por primera vez en la historia una lista con los “patógenos prioritarios”, es decir, las familias de bacterias resistentes a antibióticos más peligrosas para la salud humana. El objetivo de dicha lista es guiar y promover la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos, generando una herramienta que responda a las necesidades urgentes de la salud pública.

Patógenos prioritarios
Lista de los patógenos prioritarios. Fuente OMS (WHO)

Sobre estas bases, científicos del Instituto de Investigación Scripps (TSRI) de California, Estados Unidos, pusieron manos a la obra y luego de un extenso y arduo trabajo han logrado dotar de “superpoderes” a un conocido antibiótico llamado vancomicina.

La vancomicina es un antimicrobiano de la familia de los glicopéptidos que actúa interrumpiendo la formación de la pared celular de bacterias Gram-positivas, lo que eventualmente las destruye. Se viene utilizando durante los últimos 60 años como fármaco de último recurso, es decir, se administra cuando la infección del paciente es imparable y nada puede con ella. Sin embargo, no es infalible y recientemente se han encontrado bacterias que desarrollaron resistencia, como por ejemplo VRE (Enterococci resistente a vancomicina) y VRSA (Staphylococcus aureus resistente a vancomicina), las cuales figuran en la categoría de prioridad elevada de la lista de la OMS.

Cartel de riesgo
Cartel de riesgo para VRE del CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades).

El equipo de investigación compuesto por Dale Boger, Akinori Okano y Nicholas Isley descubrió una manera de modificar estructuralmente la vancomicina para hacer una versión del ya potente antibiótico aún más potente. El hallazgo fue publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

CDC

Los científicos identificaron en los glicopéptidos un buen punto de partida para crear fármacos diseñados, puesto que componen una clase de antimicrobianos que las bacterias encuentran difícil de vulnerar. Prueba de ello es que sólo recientemente han encontrado la manera de superar el mecanismo de acción original de la vancomicina.

Bacterias

Boger y su equipo creen que agregar modificaciones inteligentes a los fármacos puede ser una solución confiable y duradera contra la capacidad natural de las bacterias para desarrollar resistencia. A partir de estos conceptos, los investigadores lograron introducir tres modificaciones diferentes en los grupos funcionales de la molécula para brindarle mayor capacidad de ataque. Y las buenas noticias no terminan ahí, porque estos cambios que funcionan en forma independiente, se combinan para lograr un mecanismo sinergista obteniendo una potencia más de 25.000 veces mayor que la de la vancomicina normal contra VRE. Además, los experimentos mostraron que aún luego de 50 rondas de exposición a la droga, las bacterias fueron incapaces de desarrollar resistencia.

Bacterias
FUENTE: REDPIR.COM

El descubrimiento permite que esta versión de la vancomicina pueda potencialmente convertirse en el primer antibiótico que tenga tres mecanismos de acción independientes. Lo que aumenta increíblemente la durabilidad de este fármaco, puesto que a las bacterias les sería extremadamente complicado trabajar simultáneamente para encontrar una defensa en torno a tres vías de acción independientes. Incluso, si hallaran una solución a uno de ellos, los otros dos acabarían destruyéndolas.

Laboratorio
FUENTE: GMANEWS.TV

En conclusión, si bien esta noticia significa un extraordinario avance capaz de orientar la investigación hacia la obtención de otros fármacos con múltiples mecanismos de acción, todavía faltan las pruebas clínicas para determinar si funcionará para tratar infecciones en humanos; por lo que hay que ser cautos y esperar. Además, debe reducirse el proceso de síntesis que se compone de 30 etapas, pero esa parte es “sencilla” comparada con el inmenso desafío que fue diseñar la molécula.

Laboratorio
FUENTE: CDC.GOV

Mientras tanto, desde nuestro humilde lugar podemos colaborar con la salud de la humanidad usando responsablemente los antibióticos. Y por favor, evitemos automedicarnos y consultemos a profesionales de la salud ante cualquier problema.

Fuentes: W.H.O. – MEDICAL DAILY – GMANEWS.TV – CDC

Comentarios