Muchas cosas se han escrito acerca de la independencia de las trece colonias norteamericanas. En esta nota, quisiera centrarme en la esencia que dio lugar a tan importante proceso histórico, caracterizada en sus tres principales protagonistas: el general George Washington, el político Thomas Jefferson y el filósofo Benjamin Franklin. Los tres encarnan el conjunto de fuerzas que dieron lugar a la declaración de independencia del 4 de julio de 1776, y pusieron en marcha el que, dos siglos después había de ser el estado más poderoso del planeta.

Mapa de las trece colonias originales de norteamérica
Mapa de las trece colonias originales de norteamérica

Las condiciones históricas eran perfectas. Los colonos protestantes apenas sentían el peso reaccionario de la iglesia católica que arrasaba en Europa. Su condición de puritanos y la cohesión interna resultaban fértiles para la cooperación y el desarrollo, frente a las eternas disputas endémicas del viejo continente, donde siempre había una guerra que librar y una antigua rencilla que saldar.


Su estatus como colonias del Imperio Británico, en aquel entonces principal potencia comercial y marítima,
hicieron florecer la industria y el comercio en apenas dos siglos de desarrollo, coincidiendo con el desarrollo del capitalismo primario a nivel mundial. Este caldo de cultivo eclosionó con la llegada de las ideas de la Ilustración, que a comparación de la resistencia obcecada con que se topó en Europa, floreció con rapidez entre los hombres influyentes de las colonias.

George Washington
El general rebelde y primer presidente de los Estados Unidos de América, George Washington

Así llegamos a nuestro primer protagonista. George Washington fue una pieza clave en la guerra de independencia y en la primera etapa del nuevo estado. Su capacidad estratégica y conocimientos del terreno, su talante a la hora de escuchar cuando ignoraba algo y su liderazgo innato lograron lo que nadie sospechaba: poner de rodillas al mayor imperio del momento, que si bien se encontraba en decadencia aún habrían de pasar dos siglos hasta su desarticulación completa.

Batalla

Washington supo aprovechar su fortaleza para imponerse con un ejército de rebeldes voluntarios a una armada entrenada y equipada de primer nivel.

También jugó con astucia sus cartas a la hora de aprovechar la ayuda de los enemigos de Gran Bretaña, haciendo honor al antiguo proverbio militar “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” y logrando el apoyo de Francia y España. Cuando fue elegido primer presidente de Estados Unidos, puso en marcha un imparable proceso de desarrollo industrial que logró disputar el primer puesto como productor de bienes de consumo a Gran Bretaña, y su sistema arancelario estableció un mercado interno próspero con solidez a largo plazo, blindado contra las importaciones y facilitando las exportaciones. Su capacidad de organización, que ya había resultado de gran ayuda en la guerra, resultó imprescindible en su etapa como presidente, estableciendo las bases socioeconómicas del país que conocemos hoy en día.

Declaración de la independencia.
Declaración de la independencia.

Nuestro segundo personaje es Thomas Jefferson. Hombre culto e instruido, destacó como redactor de diversos manuales de utilidad pública, y su elocuencia y convicción republicanas lo ayudaron a ascender en una carrera política que inició desde la base y culminó como tercer presidente de los Estados Unidos. Fue él, imbuído por el espiritu ilustrado, quien sentó las bases del republicanismo y la democracia en las colonias, y fue él también quien redactó la declaración de independencia que culminaría el proceso. Si bien una comisión de cinco representantes fueron designados para la tarea, y el congreso de las trece colonias debatió y remodeló el texto original (principalmente para eliminar las connotaciones acerca de la esclavitud), se sabe que prácticamente la totalidad del texto fue redactada por Jefferson, siempre aconsejado por su amigo Benjamin Franklin. Jefferson creía en la libertad del individuo y en el derecho a la propiedad. Fue el primero en plantear que los colonos norteamericanos tenían el “derecho natural” al autogobierno y la independencia.

El país que él soñaba estaba compuesto de pequeños y medianos propietarios que prosperaban mediante el libre comercio, con una conciencia republicana basada en las ideas ilustradas que venían de Europa. Si bien puede parecer contradictoria su visión con la de Washington, ambas se complementaron de la mejor manera posible. La compra de Louisiana a Napoleón (aproximadamente el 23% del actual territorio de Estados Unidos) y sus expediciones cartográficas hacia el Pacífico impulsaron esa nación de pequeños propietarios que él soñara, sin renunciar por ello al desarrollo industrial y la potencia comercial.

Thomas Jefferson
El padre del republicanismo y tercer presidente de los Estados Unidos, Thomas Jefferson

El tercer personaje puede parecer, a primera vista,  el de menor importancia. No es tan grande su protagonismo durante la guerra ni su participación en el gobierno del país (el cargo más alto que llegó a desempeñar fue el de gobernador de Pensilvania), y sin embargo nada hubiera sido posible sin su aportación. Benjamin Franklin organizó a los defensores de Pensilvania en la guerra, participó de la firma de diversos acuerdos y tratados diplomáticos (entre ellos los de colaboración con Francia), ayudó a Thomas Jefferson y John Adams en la redacción de la declaración de independencia y fue el primer hombre influyente en poner a debate la cuestión de la esclavitud, así como el primer presidente de la asociación por la abolición de la misma. Su notable genio se hizo notar también como inventor de múltiples artefactos, siendo el pararrayos el más conocido.

Benjamin Franklin

Quisiera detenerme en la elaboración de trece virtudes que publicó en su autobiografía como las guías para el comportamiento moral individual. Podríamos hacerlas valer como el leitmotiv detrás de la declaración de independencia, y especialmente de la Constitución (que él mismo ayudó a redactar). Pero no son tan valiosas las tesis en sí mismas como su aceptación de que no siempre las cumplió, ya que en el fondo seguía siendo un ser humano con fallas e imperfecciones. Pero la honestidad y franqueza fueron dos de sus grandes virtudes.

Benjamin Franklin
El inventor y filósofo Benjamin Franklin, retratado en el billete de dólar de mayor valor.

Como las tesis de Franklin, los ideales que convergieron en la independencia y posteriormente constituyeron los Estados Unidos de América fueron puestos en marcha por hombres que en el fondo no eran más que seres humanos. El espíritu de estos tres grandes hombres se fundió con el del país que ayudaron a fundar: los Estados Unidos de América.

 

FUENTES.
https://es.wikipedia.org/wiki/Benjamin_Franklin#Labor_pol.C3.ADtica
https://es.wikipedia.org/wiki/Thomas_Jefferson
https://es.wikipedia.org/wiki/George_Washington
https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Independencia_de_los_Estados_Unidos
https://es.wikipedia.org/wiki/Declaración_de_Independencia_de_los_Estados_Unidos
http://www.hiru.eus/historia/la-independencia-de-estados-unidos
http://hmc.uchbud.es/Materiales/DeclaraUSA.pdf

Comentarios