¿Qué diría hoy Pancho Villa si viviera para presenciar la monstruosidad que amenaza con tapar el Sol al otro lado del muro que separa México de su vecino los EE.UU.? ¿Cuánto tardaría él en volver a tomar las armas?

El legendario revolucionario mexicano luchó toda una vida para transformar esas barreras en puentes, y en esa empresa se le fue la vida.

PANCHO VILLA
Su mítica figura genera tantos adeptos como críticos.

El 5 de junio de 1878, en una villa de San Juan del Río –estado de Durango- nació Francisco Villa aunque no con ese nombre: se llamaba, por aquel entonces, Doroteo Arango.


Su padre Agustín Arango murió pronto durante su juventud. Y vaya afortunada herencia que recibió su hijo: debió hacerse cargo de toda la familia, incluida su madre y sus cuatro hermanos (dos varones y dos mujeres).  Desde bien pequeñito, Doroteo tuvo que trabajar duro: el lujo de poder ir a la escuela para educarse fue un privilegio que nunca supo disfrutar.

PANCHO VILLA
Bandolero, justiciero, y hasta un “Robin Hood” americano.

Cuenta la leyenda que a la edad de 16 años, y tras un altercado, mató a un hombre intentando defender a una de sus hermanas. Ya desde el arranque, justicia y violencia, con todas las implicaciones y dicotomías que éstos ideales implican, se cruzaron en su camino. Tras el altercado, Doroteo escapó y se refugió en el monte: dicen que desde allí, empezó a forjarse como un nuevo hombre: Pancho. Pancho Villa.

PANCHO VILLA

Algunos historiadores refieren que el muerto pudo haber sido un funcionario gubernamental e, incluso, un terrateniente, propietario de las tierras en las que él trabajaba.

PANCHO VILLA
Fue apodado como “El centauro del desierto”.

Dado que la cabeza de Doroteo Arango tenía precio, decidió olvidar su apelativo para continuar con su vida: Pancho Villa sería su nuevo nombre. Pero no solo su nombre se vería modificado, sino también su forma de pensar y entender el momento histórico de México. Francisco Villa era consciente de las injusticias que estaban ocurriendo en la parte más olvidada de América. El, amigo de los pobres, comenzó a alistarse y actuar a favor de los más desfavorecidos y, rápidamente, su voz comenzó a escucharse, igual que sus hazañas.

Primero, como refugiado; luego, como bandolero; y, más tarde, como un Robin Hood americano.

PANCHO VILLA

Para 1910, Pancho Villa ya era conocido como uno de los principales líderes y generales de la Revolución Mexicana. Fue el gran líder de un grupo de bandoleros que, más tarde, se unió al movimiento de Francisco Madero para luchar contra el tirano Porfirio Díaz. Tras el asesinato de Madero en el año 1913, Pancho Villa se unió a Venustiano Carranza para acabar con el gobierno de Victoriano Huerta. Como vemos, durante toda su historia, Pancho Villa debió luchar contra el poder establecido y, a veces, los resultados de sus triunfos no lo acercaron a la paz, sino a otros conflictos armados. Nunca tuvo fácil las cosas el señor Villa, quien aún hoy, en su país natal,  sigue siendo un símbolo de igualdad y justicia para algunos, y un personaje violento para otros.

PANCHO VILLA
Grabado sobre la Revolución Mexicana.

Luego de la recordada victoria en Ciudad Juárez –hito en la historia de México-, Pancho Villa rompió su alianza con Carranza en 1914 y pasó a aliarse con las fuerzas campesinas.

Allí conocería a otro personaje fundamental de la revolución mexicana: Emiliano Zapata.

Se dice que la relación entre Villa y Zapata fue de admiración mutua. Ambos provenían de clases populares y, por ende, entendían las necesidades de los campesinos de México mejor que nadie. Compartían los mismos ideales y las mismas raíces. Mantuvieron una relación epistolar muy estudiada por los historiadores, en especial por Armando Ruiz Aguilar, que publicó el libro ‘Nosotros los hombres ignorantes que hacemos la guerra. Correspondencia entre Francisco Villa y Emiliano Zapata”, un registro exhaustivo de sus correspondencias.

PANCHO VILLA
Su relación con Emiliano Zapata aún es estudiada en la actualidad.

Las constantes persecuciones a Francisco Villa, lo obligaron a exiliarse durante cuatro años. ¿De quiénes tuvo que escapar? Tanto de los americanos como de sus propios enemigos en México. Para 1920, un Villa acorralado, firmó la paz con el presidente Adolfo de la Huerta y se retiró a la Hacienda de Canutillo, en la provincia de Durango. Y cuando en 1923 decidió volver a involucrarse en la política mexicana, fue asesinado a balazos, en su coche en la ciudad de Hidalgo del Parral. Ese fue el fin de su persona, pero el comienzo de su leyenda.

PANCHO VILLA

En la historia de Pancho Villa, figuran hazañas que no solo involucran la lucha armada: su visión política era de avanzada y sus victorias generaron grandes cambios socio-políticos en México. Cuándo se convirtió en gobernador de Chihuahua, por ejemplo, mandó a construir 50 escuelas pues, a pesar de no haber podido estudiar, reconocía el valor de la educación en la formación de los ciudadanos.

PANCHO VILLA
“Viva Zapata”. La película de Elia Kazan con protagónico de Marlon Brando, narra los años de la revolución.

Por otra parte, su vida personal también resulta motivo de asombro en muchos sentidos: se dice que tuvo más de 26 hijos, y que se casó hasta 27 veces. Cada uno de sus escoltas personales, además, debía dar pruebas de su valor: sino, Villa no los recibía en su escuadrón.

PANCHO VILLA

Al día de hoy, muchos recuerdan a Pancho Villa como un símbolo de la resistencia campesina y como un héroe de las clases bajas del México de principio del siglo. Otros, en cambio, polemizan su figura. De cualquier manera, hablar sobre Pancho Villa es mencionar a un hombre que son su accionar, luchó por lo que creía correcto y en esa lucha marcó a muchas generaciones venideras en su querido México.

Trailer del film “Zapata – El sueño del héroe” del año 2003

Fuentes.
WIKIPEDIA https://es.wikipedia.org/wiki/Pancho_Villa
MÉXICO DESCONOCIDO https://www.mexicodesconocido.com.mx/francisco-villa.-un-personaje-legendario.html

 

Comentarios