En su ensayo “Sobre el mal”, el teórico inglés Terry Eagleton postula un abordaje de ese concepto, desde múltiples lugares: su raíz filosófica, ontológica, psicológica e, incluso, religiosa. Porque el problema del mal -como podemos apreciar- es muchísimo más complejo de lo que a menudo nos hacen creer los medios de comunicación.

muerte de charles manson

¿Está dado, acaso, por nuestras condiciones materiales y determinismo social? ¿Tiene que ver con cuestiones metafísicas? ¿Está atado a la pulsión de muerte como dicen los terapeutas? Quizás, un poco de todo eso y más aún. Cuando nos colocamos en presencia de figuras como Charles Manson, sin embargo, nuestra reacción parece ser casi instintiva: “es la representación del mal”, decimos y nos sorprendemos unos a otros al ver las atrocidades que cometió.

 

muerte de charles manson

Puede que sea así, pero eso es solo un punto de partida:”la simple enunciación del término “mal” actúa como freno final que prohíbe el planteamiento de nuevas cuestiones. O bien las acciones son explicables, en cuyo caso no pueden ser malvadas; o bien son malvadas, en cuyo caso no pueden ser explicables”, dice Eagleton.

La psiquis de Charles Manson representa, en ese sentido, un misterio tan grande como el que intentó abordar -entero aunque sin grandes soluciones- Terry Eagleton en su obra…

En la madrugada del 19 de noviembre, nos sorprendía la noticia de la muerte de un personaje trágicamente célebre: Charles Manson.

A raíz de la próxima película de Tarantino sobre “El clan Manson”, la figura de uno de los asesinos y fanáticos más importantes de la historia reciente norteamericana, había vuelto a cobrar relevancia periodística. Su revival sin duda, duró poco: Charles Manson murió el domingo, producto de “causas naturales”. Tenía 83 años.

muerte de charles manson

Dejó atrás, un reguero de sangre y violencia. Autor de delitos menores durante su adolescencia, y con un rico y precoz historial de visitas a prisión, Manson tuvo una vida problemática desde sus inicios. Cruel y carismático a la vez, ya en su vida adulta, ejerció de gurú rodeándose de prófugos y perdidos en la década de 1960 y envió a sus discípulos a matar a algunos de los personajes más ricos y famosos. Según autoridades, Manson fue responsable de intentar desencadenar una guerra racial.

Libros como “El guardián entre el centeno” de Salinger, y canciones como “Helter Skelter” de los Beatles, ejercieron un poderoso influjo sobre Charles Manson. Pero su sociopatía nada tiene que ver con las malas interpretaciones del arte: de chico, padeció diferentes infortunios familiares, nunca conoció a su padre biológico y su madre Kathleen Maddox -que lo tuvo a los 16 años- siempre estuvo ausente para él. Incluso se cuenta que Madoxx intentó vender a su hijo por una jarra de alcohol. Sin contención en el hogar, Manson debió buscarla rápidamente otro lugar: la calle.

Sus actos delictivos “a gran escala” llegarían recién a sus 32 años, cuando se mudó a San Francisco y fundó la banda conocida como “La familia”. Locos, fanáticos, psicópatas, todos ellos exhibieron, ya desde sus comienzos, fuertes creencias religiosas y xenófobas.

muerte de charles manson

Sin duda, la cúspide de esas atrocidades llegaría la noche del 9 de agosto de 1969, cuando inspirados por la figura de Manson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel, Leslie van Houten y Tex Watson ingresaron, armados de cuchillos y un rifle, a una mansión de Bel Air. Allí  mataron a la actriz y esposa del directo Roman Polanski, Sharon Tate (de 26 años y embarazada). También asesinaron a Jay Sebring (peluquero) y a la rica heredera, Abigail Folger que estaba junto a su amante Voityck Frykowski (a quién igualmente dieron caza). Además, en la puerta de la casa terminaron con la vida de Steven Parent, un joven de 18 años, que también se encontraba allí.

Los más estrambótico del caso, se produjo cuando la policía encontró, por toda el lugar, pintadas con sangre que hacían referencias a diferentes canciones de los Beatles. Manson siempre estuvo obsesionado con los componentes de The Beatles, a quienes consideró que eran los cuatro jinetes del Apocalipsis.

muerte de charles manson

De cualquier manera, tras aquel horroroso acto, muchas especulaciones se fueron tejiendo: la hipótesis de un encargo de muerte por parte del propio Polansky, la teoría de un presunto resentimiento de Manson por haber sido rechazado por un productor musical, incluso la idea de un ritual satánico. Lo cierto es que, nada de ello importó demasiado: tras esos asesinatos, el propio Manson entró unas 48 horas después a la casa del empresario Leno LaBianca y su mujer Rosemary en Los Ángeles. Los ató y “sirvió en bandeja” para que Tex Watson, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten, asesinaran a la pareja.

muerte de charles manson

Tras un juicio que duró casi un año, Manson y sus secuaces fueron declarados culpables de asesinato y condenados a muerte. Otro de los acusados, Charles “Tex” Watson, fue condenado más tarde. Todos ellos evitaron la ejecución pero debieron pasar una vida en prisión. La de Charles Manson se apagó, finalmente, el pasado 19 de noviembre. Se dice que nadie lo lloró y que se fue con una sonrisa perversa en el rostro.

Como Eagleton, también nosotros todavía buscamos las causas de “aquel mal” que enfermó a Charles Manson. No podemos decir, sin embargo, que su partida haya dolido tanto como la de las victimas que dejó en su camino. Y que el mundo, además, será un lugar más seguro sin su presencia.

FUENTES: 

La Nación
ABC

Comentarios