Generalmente, los procesos suelen darse a la inversa: si la ropa no me entra, es sinónimo de que necesito ponerme a dieta. No obstante, en el caso de los restaurantes nudistas, la cosa parece transformarme: la ropa, directamente, no forma parte de la dieta. No figura, ni siquiera, como “permitido” o “colación”.

restaurantes nudistas

Tal como se puede apreciar, hablar de nudismo supone también hablar de recuperación. Los nudistas “van en contra de la corriente” pero en el buen sentido (como el salmón): pues recuperan, en su camino, tradiciones ancestrales como la desnudez y, en este caso particular (ahora lo veremos), la necesidad de alimentarse pero “como Dios los trajo al mundo”.

restaurantes nudistas

Evidentemente, el estilo de vida nudista ha ido acrecentándose durante los últimos años. Aquello que primero comenzó con playas o recintos estrictamente privados, ha ido mutando hasta adquirir, incluso, lugares tales como una casa de comidas o restaurante exclusivo para ellos.

restaurantes nudistas

“Ser nudista es abrazar una forma de vida libre. Es volver a las fuentes, a lo más ancestral que poseemos: la desnudez. La cultura, con el tiempo, nos ha inculcado muchos tabúes y nos han enseñado prácticamente a odiarnos. Por eso, reconocerse a sí mismo, y reconocer al otro, en cuerpo y en alma, tal como vino al mundo, no solo es superar cierta condición ética sino alcanzar la felicidad” dice un nudista argentino, radicado desde hace ya varios años en España (una plaza con grandes playas nudistas).

Los restaurantes nudistas, ha ganado terreno en los últimos años. Inglaterra, Francia y España son algunos de los sitios que ya ofrecen esa clase de servicio: la mejor comida, con la libertad total por parte del comensal para recibirla “sin tapujos” (nunca mejor especificado).

restaurantes nudistas

“O’Naturel”, en Paris, fue el primer restaurante nudista de toda Europa. Los hermanos Mike y Stephane Saada decidieron embarcarse con esta nueva propuesta para turistas y locales y, si bien al principio la apuesta fue arriesgada, con el tiempo el lugar se transformó en todo un símbolo de la libertad parisina. Esta casa gastronómica, se halla localizada en “la rue” de Gravelle y ofrece un menú completamente “bistronómico”. Los platos, además, oscilan entre los 39 y 49 euros, no por muy arriba de la media.

restaurantes nudistas

¿Y cómo es el modo de operar de “O´Naturel”? Los comensales deben colocar todas sus pertenencias en un casillero y solo pueden conservar, si así lo quieren, sus zapatos. El lugar está cerrado y presenta una gran intimidad para que los clientes puedan moverse con libertad por el restaurante (y, a su vez, no interrumpir la vida cotidiana del resto). Eso sí, las cupos son pequeños: el lugar tiene espacio para solo 40 comensales. Y, generalmente, hay reservas de un mes de anticipación.

restaurantes nudistas

Lóndres, cuna de la tradición y los buenos modales, poco a poco va rompiendo su cascarón. Recientemente, la capital inglesa también inauguró un restaurante nudista: The Bunyadi, tal es su nombre, invita a vivir una experiencia social despojada, en la que llevar ropa resulta opcional.

restaurantes nudistas

En el Bunyadi, si bien la idea es aplicar las normas del nudismo, la ropa es opcional y la gente elige como acudir (y sabe, claro, lo que encontrará allí). Se trata, en todo caso, de una experiencia arcaica. De hecho, la cosa no termina (ni comienza) en la desnudez cuando estamos en Bunyadi: el lugar no posee electricidad, ni tampoco se permite el uso de dispositivos tecnológicos mientras se disfruta de los alimentos. Una forma de relacionarnos, justamente, con el entorno y la privacidad.

Un dato curioso de The Bunyadi: cuándo se anunció su apertura, más de 40.000 comensales se inscribieron para formar parte del estreno.

restaurantes nudistas

Finalmente llegamos a España: cuna de las grandes playas nudistas. Un país que, desde siempre, ha mostrado apertura mental en todo tipo de cuestiones, y especialmente en lo referido a sexualidad. “Innato Tenerife” es el primer restaurante nudista de España. Abrió sus puertas a comienzos de éste año (el 21 de enero), y ofrece un menú de cinco platos que los comensales deberán disfrutar completamente desnudos, o en albornoz (como ellos lo prefieran). Nuevamente, está prohibido el uso de celulares y el restaurant está íntegramente alumbrado por velas. Existen tres alternativas disponibles para degustar en forma de múltiples menúes: Carne, pescado (y marisco) y vegetariano. Y toda la cocina es a leña. Pero la sorpresa viene al final: existe el postre llamado “Final feliz” que es solo a elección y que permite degustar una copa dulce, sobre el cuerpo desnudo de dos modelos (masculino y femenino).

Sacarse la ropa es importante para reconocer la cultura nudista: pero, quitarse los prejuicios, como vemos, es fundamental…

 

FUENTES:
El País
El Mundo
ABC

Comentarios